Basta de diminutivos

Basta de diminutivos

Tirar al váter una toallita, o una compresita, o un bastoncito, o una mascarilla no crea "problemitas", crea "problemones"

 

Porque, al hacerlo, no solo generas problemas graves y caros en el sistema de saneamiento de tu ciudad. Te arriesgas a que acaben llegando al mar, entrando en la cadena alimenticia. Esa de la que tú, y todos, formamos parte.

Así que echa siempre tus toallitas, compresas, bastoncitos, mascarillas y demás productos no degradables al contenedor gris. Porque, aunque sean pequeñitos, su coste y su impacto al medioambiente no lo es.

Tirar al váter toallitas no crea problemitas, crea problemones

 

La popularización de diversos artículos desechables de higiene personal, como las toallitas, los bastoncitos, los tampones, las mascarillas o las compresas han revelado un problema al que a diario se enfrentan ciudades y servicios de limpieza de todo el mundo. Y es que un porcentaje apreciable de la ciudadanía se deshace de este tipo de artículos empleando el inodoro, lo que acaba ocasionando problemas de diverso tipo.

Por un lado, el sistema de alcantarillado y depurado de las ciudades sufre constantes atascos, dado que este tipo de artículos no están diseñados para deshacerse en contacto con el agua. Dichos atascos derivan tanto en un detrimento del servicio como en el aumento de los costes de mantenimiento de la red. Es este un problema que, a juicio de los expertos, supone pérdidas de alrededor de 200 millones de euros anuales en nuestro país.

El impacto a nivel medioambiental también es importante, ya que un importante porcentaje de este tipo de artículos de higiene acaba llegando al mar, contribuyendo a aumentar los residuos sólidos en el mismo.

 

Para concienciar a la población de este problema, Aguas de Alicante plantea una campaña de comunicación que visibilice sus efectos y que anime a la ciudadanía a adoptar los hábitos necesarios para evitar los inconvenientes derivados del desecho de los mencionados residuos empleando el inodoro.

Con el nombre “Basta de Diminutivos”, la campaña contrapone la magnitud del problema generado por este tipo de artículos desechables con el nombre que, por lo general, solemos darles, apoyándonos en diminutivos. Al hablar de “una toallita” o “un bastoncillo”, pocas veces somos conscientes de las consecuencias que puede tener su mal uso. Problemas que están muy lejos de ser pequeños.