Publicador de contenidos

Javier Díez habla sobre el Plan integral de reutilización de agua depurada en l'Alacantí

Aguas de Alicante quiere transformar la comarca. Y lo hará regenerando aún más los recursos hídricos que se usan. El plan de Aguas de Alicante es que se reutilice toda el agua de las depuradoras de Rincón de León y Monte Orgegia. Y conseguir el vertido cero a la bahía con una serie de nuevas instalaciones. Todo eso tiene un coste y un camino marcado. Con estas ideas espera convencer a los técnicos de los fondos Next Generation para que los 130 millones de euros necesarios aceleren este proyecto.

Javier Díez, director general de Aguas de Alicante, repasa los números de lo que tratan en las estaciones Edar y ya tiene otro objetivo marcado. Los regantes son los protagonistas de una idea con la que espera estimular el sector agrícola. El agua, de nuevo, es la propuesta que pone la mesa. En tiempos de escasez, con ella espera ofrecer una alternativa de 22 hectómetros cúbicos para sus cultivos.

 

Eso deja un marco muy amplio de acción. "Quedan unos 22 hm3", razona Javier Díez. Estos depósitos, convenientemente depurados con los estándares de calidad, cumplen con los niveles de la Conselleria y la Unión Europea. "Y esa agua, una vez tratada, llega en condiciones más que óptimas. Nuestra idea es aprovechar esos caudales para reutilizarlos".

Agua regenerada

¿Qué se consigue con ello? Díez tiene un lema sencillo. En una provincia con extremos climatológicos, adaptar las Edar de Rincón de León y Monte Orgegia "daría una buena solución: una buena imagen medioambiental es el aprovechamiento total del agua de las depuradoras".

La otra gran ventaja se aleja de la capital de provincia. "Así se daría respuesta a la sobreexplotación de los acuíferos del Vinalopó", destacan. El Gobierno, recuerda Javier Díez, apuesta por cubrir estas necesidades con las desaladoras. Pero el director enfatiza los valores que aporta este plan de más de 130 millones de euros para un "aprovechamiento total del agua de las depuradoras".

Las inversiones necesarias para conseguir satisfacer las necesidades de las cuatro comunidades de regantes con que colaboran tienen en cuenta la construcción de "una serie de balsas para elevar el agua". Estas requieren pasar de los 70 metros de altitud actuales a los 300, aproximadamente, que tienen calculado. Y para proveer de la energía tienen claro que se haría con "soluciones de energía renovables con la solar fotovoltaica, capaz de producir 11,2 megavatios".

La construcción de estas balsas aún espera su aprobación, como el resto de estas iniciativas que presentan a Europa a través de los fondos Next Generation. Ahí Díez se muestra confiado respecto a Bruselas porque "valora mucho que haya alianzas de lo público y privado".

Parques y depósitos

Los cuatro nuevos parques que están planteando para este plan ya incluirán ese compromiso. Y la primera de las actuaciones que tienen prevista parte del un ejemplo de éxito europeo en ese sentido, La Marjal. "En los antiguos terrenos de Renfe, en Benalúa Sur, se crearía un parque al uso que recogería las pluviales".

Otros dos irían a la zona conocida como PAU I, cerca del barranco de las ovejas, y en Vía Parque, a la altura del camino de Sant Vicent. "Estos dos serían soluciones mixtas con un tanque en hormigón y otra parte de unos 10.000 m3 al estilo de la infraestructura creada en playa de San Juan".

El último de ellos iría a la Sangueta, en la popular playa alicantina del Cocó. "En esta ocasión se quiere satisfacer a los vecinos para hacer un tanque antitormentas", explica. El modelo aquí a seguir sería el que ya existe en San Gabriel, donde se aprovecharía que está a la falda de la Serra Grossa. Su capacidad doblaría el anterior: "Allí habría 20.000 m3".

De ahí se pasaría a los sistemas DSU, los depósitos de Descarga del sistema unitario. "Serían ocho para intentar evitar que el primer impacto de las lluvias se recoja y se traten en las depuradoras". concluye Javier Díez. Estos son los que permitirían tener cubierto el litoral. Con una capacidad de "unos 160 000 m3 que evitaríamos que el agua vaya a parar a la bahía sin tratar". Para lanzar esta serie demandan unos 26,5 millones de euros, incluidos entre los 130 millones señalados inicialmente.

Ciudad verde

En el Ayuntamiento de Alicante valoran estos esfuerzos como un trabajo "fundamental para la ciudad". Así lo valora el edil Antonio Peral al asegurar que "es un hito que solo una empresa como Aguas podría conseguir". Un logro, añade, hecho con "el Ayuntamiento como socio estratégico".

El responsable de las áreas de Innovación y  Coordinación de proyectos recalca "ya somos un modelo a seguir por las administraciones porque sabemos lo que es una gota de agua y la valoramos en su justa medida, es oro". Por eso insiste en el beneficio para el desarrollo sostenible que suponen estas acciones para "tener un Alicante más limpio y verde".

Al final, resume, "queremos una ciudad verde, además de azul. Será los cien millones mejor invertidos que se puedan aplicar a Alicante. Porque todo va en beneficio de nuestros parques y jardines, de nuestro negocio turístico. Será fantástico".

 

Noticia publicada originalmente en iambiente.es