Depósitos comunitarios

Depósitos comunitarios

Consejos para un buen mantenimiento

Mantenimiento de los depósitos comunitarios
 

Los depósitos de agua potable de las comunidades de propietarios, viviendas individuales y negocios, desempeñan un papel importante en la calidad del agua suministrada. 

Deberán ajustarse, en cuanto a sus generalidades, diseño, construcción y mantenimiento a lo que prescriba la legislación aplicable (Código Técnico de la Edificación, Ordenanzas Municipales, etc...).

El usuario/a es responsable de su correcto uso y mantenimiento. 

  • Consejos para un buen mantenimiento

    • Deben estar situados a nivel de planta baja del edificio, en lugares de fácil acceso para su limpieza y desinfección. Nunca enterrados ni formando parte de la estructura del inmueble, tampoco en terrazas donde les pueda dar directamente el sol. Se deben poder inspeccionar en todo su perímetro. 
    • Deben estar tapados con una cubierta impermeable que ajuste perfectamente (cierre no hermético) y que permita el acceso al interior, estando asegurada contra deslizamiento y disponiendo en la zona más alta de suficiente ventilación y aireación 
    • Para su construcción deben utilizarse materiales homologados por la Delegación de Industria para almacenamiento de agua para consumo humano. 
    • Deben estar en habitación separada de cualquier riesgo sanitario (Cuarto de basuras, arquetas de saneamiento, etc.)  
    • Deben disponer de un rebosadero que permita la evacuación de eventuales reboses. El rebose deberá ser visible, sin conexión directa con la red de saneamiento. 
    • La circulación de agua en los depósitos ha de ser continua, entrando por arriba y saliendo por abajo estando ubicadas en posiciones opuestas a fin de favorecer la renovación del agua . 
    • Se dispondrá de los mecanismos necesarios que permitan la fácil evacuación del agua contenida en los depósitos, para facilitar su mantenimiento y limpieza, como desagüe de fondo en la parte más baja pero nunca conectado directamente al saneamiento. Así mismo, se construirán y conectarán de manera que el agua se renueve por su propio modo de funcionamiento evitando siempre la existencia de agua estancada 
    • Para evitar la proliferación de bacterias, han de limpiarse al menos una vez al año. Aguas de Alicante recomienda a las comunidades de vecinos establecer un contrato de mantenimiento con una empresa especializada. 
    • Al realizar la limpieza, comprobar que no existen fisuras ni grietas, sellándose en caso de encontrarse, con productos de sellado que cumplan la legislación vigente. 
    • Además se deberán instalar las adecuadas medidas de protección y señalización de punto de almacenamiento de agua para el abastecimiento, con el fin de que no se contamine o empeore la calidad del agua almacenada. 

Para mayor información al respecto, pueden consultar la legislación vigente.