Agua del grifo, agua de calidad

Agua del grifo, Agua de calidad (genérico)

Disponer de agua de consumo de calidad es uno de nuestros objetivos primordiales
 

grifo de agua

Como no puede ser de otra forma, desde diferentes departamentos de Aguas de Alicante, llevamos a cabo a lo largo del día una exhaustiva vigilancia y control de la calidad del agua suministrada a nuestros clientes, así como la toma de decisiones. 

Nos permitimos garantizar con satisfacción que el agua de consumo humano suministrada por Aguas de Alicante es  “sanitariamente perfecta” 

El agua del grifo, es un valor seguro, y en tu hogar, en el comercio o en la industria, cuando se abre el grifo sale agua con una garantía sanitaria completa, y además con buenas características organolépticas. 

El agua que distribuimos llega a nuestros hogares con una garantía sanitaria total y podemos beberla tranquilamente toda la vida. 

Los consumidores pueden beber el agua que suministra Aguas de Alicante y la pueden utilizar para cocinar con toda tranquilidad ya que ha superado todos los rigurosos controles que establecen la legislación vigente y las autoridades sanitarias

Este agua cumple con creces la normativa sanitaria más estricta establecida por la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea y las autoridades sanitarias de nuestro país. 

  • Recomendaciones respecto a la instalación de dispositivos que tratan el agua del grifo

    Existe un aumento espectacular del consumo de agua embotellada y además la proliferación de dispositivos para tratar el agua del grifo, dándose la paradoja de que incluso en lugares donde el agua del grifo tiene unos parámetros de calidad adecuados, como es el caso de Alicante, el ciudadano la sustituye por agua mineral o la modifica con algún dispositivo llegando a beber en algunos casos agua de peor calidad. 

    ¿Son necesarios realmente estos sistemas? 

    Nuestra empresa es partidaria de que los usuarios en general no traten o modifiquen las características del agua a nivel del grifo del consumidor; esto no quiere decir que no estemos de acuerdo o en contra por ejemplo de una descalcificación controlada o la instalación de otros sistemas de tratamiento del agua, pero estos se deben reservar a casos muy particulares, en los que verdaderamente se necesita conseguir un agua con determinadas características físico-químicas. 

    Además, si estos dispositivos no se eligen con cuidado, no se controlan regularmente y no se hace el mantenimiento aconsejado, pueden comportar riesgos para la salud (contaminación por bacterias, desmineralización excesiva del agua, etc..).  

    Por tanto, no es necesario instalar dispositivos domésticos como descalcificadores, filtros de ósmosis inversa, etc. para mejorar la calidad del agua del grifo; el agua que sale de su grifo es potable al 100% y cumple todos los estándares de calidad establecidos por la legislación nacional e internacional, por lo que no es preciso comprar ningún dispositivo adicional para tratarla.  

    Aconsejamos por tanto que utilice el agua del grifo ya que es la más segura tanto desde el punto de caracteres físico-químicos y microbiológicos, controlada diariamente a través de nuestro laboratorio, con personal altamente cualificado y con unos medios materiales y tecnológicos de última generación. 

    Debe saber que el agua del grifo nos aporta además de agua, sales minerales que son eliminadas del organismo y que debemos reponer, y no debemos eliminarlas de nuestra dieta: 

    • Calcio: constituyente fundamental de huesos y dientes, y es necesario para la transmisión nerviosa y ritmo cardiaco, siendo un factor regulador de la coagulación sanguínea. 

    • Magnesio: que regula con el calcio la contracción muscular y la transmisión nerviosa a nivel cardiaco. 
    • Potasio: que participa en la función neuromuscular junto con el calcio 
    • Bicarbonatos y sulfatos: tienen propiedades digestivas  y pueden contribuir a la prevención de aparición de cálculos renales 
    • Flúor: que aumenta la resistencia del esmalte   dental y previene la caries. 

    Puede resultar beneficioso el consumo de aguas con cierta dureza media desde un punto de vista nutricional, ya que el agua rica en calcio ejerce un efecto beneficioso, dado que el calcio se une al ácido oxálico en el intestino, se eliminan por las heces y queda menos oxálico libre para absorberse y eliminarse por orina y formar el cálculo renal. 

    Eliminemos por tanto los mitos y utilicemos agua del grifo para beber, por ser segura y saludable. 

    El cloro que contiene el agua del grifo NO es perjudicial para la salud

    La Organización Mundial de la Salud indica que, en las concentraciones establecidas por la legislación, el cloro es totalmente inofensivo para la salud. Las concentraciones máximas de este componente en el agua del grifo recomendadas por esta organización y las establecidas por la legislación vigente garantizan que no supone ningún riesgo para la salud. 

    De hecho, la cloración del agua potable es uno de los adelantos más significativos en la protección de la salud pública, ya que gracias a su elevado poder letal contra las bacterias y otros microorganismos ha contribuido a prevenir y erradicar numerosas enfermedades de transmisión hídrica.  

    La presencia de una dosis correcta de cloro en el agua después de haberla tratado no representa ningún riesgo para la salud y le confiere un efecto de protección contra posibles contaminaciones, aparte de ser un indicador de buena desinfección.